Gracias a la iniciativa de CORIA PUEDE, al pueblo de CORIA, a la TABERNA LA CASA AZUL por haber recaudado dinero el pasado 4 de junio con las actividades llevadas a cabo: conciertos, subasta, etc. el pueblo entero se volcó para ayudar a l@s refugiad@s.

Con parte de ese dinero  se han podido comprar gafitas de buceo y tubitos para las niñas y niños que están recibiendo cursos de natación impartidos por PROEMAID y voluntari@s en Lesvos Solidarity-Pikpa

Gracias muy especiales también a Nur Kas por encargarse de la gestión, sin ella no hubiera sido posible.

Desde PROEMAID nos cuentan que las clases les han servido para que los niños pierdan el miedo al agua. algunos no la habían visto nunca, y por supuesto, la travesía desde Turquía fué traumática. A medida que iban aprendiendo, esperaban cada mañana con ilusión. También los bomberos se han sentido un poco niños con ellos.

También se han comprado ventiladores tan necesarios! Esto aliviará sobre todo a los pequeños  y a los casos vulnerables que sen encuentran en el campamento Lesvos Solidarity-Pipka.

Hay gente especial y generosa y solidaria por todas partes. Frente a la barbarie y a la deshumanización, apoyo mutuo, empatía, amor.